CAPÍTULO I

II. INFLACIÓN

GRÁFICO I.3 Inflación (IPC) – Evolución anual – En porcentaje. Fuente: INE y Previsiones BNP Paribas (p)

Otro año más, el comportamiento de los precios a lo largo de 2021 estuvo muy condicionado por el impacto de la pandemia y la inflación media cerró el ejercicio en el 3,1%, su nivel más alto desde 2011. Esta elevada subida contribuyó, en su mayor parte, el encarecimiento de la electricidad y los alimentos, especialmente de legumbres, hortalizas, pan, cereales y carne. En concreto, la luz elevó su coste un 72% en el último año pese a las rebajas impositivas aplicadas a la factura de la electricidad (si se descuentan las rebajas fiscales, la subida interanual del precio de la luz hubiera sido del 96,8%). También los servicios de alojamiento y restauración aumentaron los precios por encima de lo que lo hicieron un año antes. Por el contrario, los precios de los carburantes y lubricantes para vehículos personales bajaron en diciembre de 2021, en contraste con la subida que experimentaron en 2020. Las previsiones para este año apuntan a que se mantendrá la cota alcanzada.

GRÁFICO I.4  Inflación (IPC) – Evolución mensual – En porcentaje. Fuente: INE

La electricidad fue la principal causante de que la inflación cerrara el último mes del año en el 6,5%, el dato más alto desde mayo de 1992. El IPC general reflejó una escalada constante desde febrero, momento en el que la tasa se situó en el 0%, para desde ese momento verse impulsada por el componente energético, así como por la alimentación y el segmento de hoteles, bares y restaurantes.