I. PIB

Gráfico I.1: Producto Interior Bruto (PIB) – Evolución anual

La pandemia provocada por el coronavirus provocó una contracción del PIB del 11% en la economía española en 2020. La mayor parte de este retroceso es achacable a la demanda nacional, responsable de casi nueve puntos de la caída, mientras que los dos restantes correspondieron a la demanda externa. Las consecuencias de la crisis sanitaria rompieron con seis años seguidos de crecimiento sostenido y supusieron la primera contracción anual del PIB desde 2013. Las previsiones apuntan a aumentos superiores al 5% en los dos próximos ejercicios, que se irán atemperando a partir de 2023.

Gráfico I.2: Producto Interior Bruto (PIB) – Evolución interanual por trimestres

El hundimiento provocado en la economía española por los confinamientos para contener el virus inició su impacto en el primer trimestre, pero fue en el segundo donde golpeó con mayor dureza ante el desmoronamiento del consumo de los hogares. El descenso del 21,6% registrado en el segundo cuarto del año provocó que el ejercicio se cerrase con la mayor caída desde la Guerra Civil, con la agricultura como único sector con cifras positivas. Pese a la recuperación veraniega, la actividad volvió a quedar cortocircuitada en el tramo final de 2020 por las restricciones a la movilidad y los cierres obligados de negocios para intentan frenar las sucesivas olas de expansión del Covid-19.