VI. CONSUMO PÚBLICO

Gráfico I.9: Consumo público – Evolución anual

El desembolso público aumentó significativamente en 2020 debido al mayor gasto sanitario y las medidas para para blindar los servicios y mantener las rentas y el tejido productivo, como han sido los expedientes de regulación de empleo (ERTE) o las ayudas para autónomos. Por otro lado, la caída de la recaudación y el parón de la actividad causada por los confinamientos mermaron los ingresos de las arcas públicas.

Gráfico I.10: Consumo público – Evolución trimestral (tasas interanuales)

El desembolso de fondos para combatir la pandemia se elevó a medida que avanzaba el ejercicio. El aumento de partidas que se convirtieron en estructurales como la subida de las nóminas de los funcionarios, el coste de las pensiones o el aumento de las prestaciones por desempleo, así como la ampliación de medidas en principio temporales, como los expedientes de regulación de empleo, dispararon el gasto a final de año.