I. PIB

Gráfico I.1: Producto Interior Bruto (PIB) – Evolución anual

El ritmo de avance de la economía española se estabilizó en el tramo final de 2019 y cerró el ejercicio con un crecimiento del PIB del 2%, mayor que el de la media de los países de la Eurozona. Entre los indicadores que más destacaron en la parte final del año se situaron las exportaciones e importaciones de automóviles, que se recuperaron parcialmente después del retroceso sufrido como consecuencia de la entrada en vigor de la normativa de emisiones. La evolución de la pandemia provocada por el Covid-19 provocará una contracción para el presente ejercicio del 11% y un ascenso del 6% en 2021, tras la flexibilización de las restricciones adoptadas para combatir el virus.

Gráfico I.2: Producto Interior Bruto (PIB) – Evolución interanual por trimestres

La demanda doméstica, apoyada en el consumo y en la inversión residencial, mantuvo el dinamismo de la economía española en la primera mitad de 2019, mientras que los flujos comerciales anticiparon la recuperación de la tracción que marcaría el último cuarto del año. En un ejercicio marcado por las tensiones comerciales, el Brexit, la desaceleración de la economía china, la brusca ralentización de la eurozona o las dificultades de la industria automovilística, la economía española logró aumentar la creación de puestos de trabajo aunque firmó su menor ritmo de avance desde 2014.