INDICADORES
MACROECONÓMICOS

La economía española culminó 2019 con un avance del 2%, una desaceleración de cuatro décimas porcentuales respecto al dato registrado en 2018 y que supuso el menor aumento desde 2014. Este crecimiento se debe a una aportación de la demanda nacional (consumo e inversión) de 1,5 puntos, frente a los 2,6 puntos de 2018, en tanto que la demanda externa (exportaciones e importaciones) contribuyó con cuatro décimas al avance del PIB, después de restar algunas décimas en 2018. La irrupción del coronavirus en 2020, que obligó al confinamiento de la población y que provocó una parada casi total de la actividad, afectó a sectores clave como el turismo, el comercio, la industria o la construcción. Una situación que ha desembocado en una dura recesión cuyos efectos repercutirán en los próximos ejercicios.

I. PIB

II. INFLACIÓN

III. EMPLEO

IV. CONSUMO PRIVADO

V. AHORRO DE LOS HOGARES

VI. CONSUMO PÚBLICO

VII. EXPORTACIONES / IMPORTACIONES

VIII. DÉFICIT PÚBLICO