IV. CONSUMO PRIVADO

Gráfico I.6: Consumo privado – Evolución anual

La demanda doméstica se consolidó como uno de los soportes del crecimiento económico del pasado año gracias a la sostenida creación de empleo y a la mejora de la confianza y de la renta disponible. Sin embargo, se espera una menor expansión del gasto en los próximos años al terminarse de absorber la demanda embalsada procedente de la crisis y la menor capacidad de ahorro, por lo que el crecimiento se mantendrá en cotas cercanas al 2%.

Gráfico I.7: Consumo privado – Evolución trimestral (tasas interanuales)

El sector del gran consumo retrocedió a partir de la segunda mitad de 2018 por debajo del 2% por primera vez en España desde 2014. No obstante, el incremento de la renta disponible, favorecido por el impulso fiscal incluido en los Presupuestos generales del Estado de 2018 y de la riqueza inmobiliaria compensó el deterioro de las expectativas de los hogares sobre su situación económica y el descenso de las cotizaciones bursátiles, que redujo su riqueza financiera neta.