equipamientos del vehículo

II. EQUIPAMIENTOS DE AYUDA A LA CONDUCCIÓN

A. Cuota de integración en el vehículo de los equipamientos de ayuda a la conducción

Gráfico IV.7: Integración de sistemas de ayuda a la conducción en el vehículo

Gráfico IV.7: Integración de sistemas de ayuda a la conducción en el vehículo

Desde funcionalidades que avisan al conductor de cualquier situación peligrosa o inhabitual a los que ayudan a estacionar el vehículo, los sistemas de asistencia a la conducción, antes reservados a los modelos altos de gama, ya son ofrecidos por la mayoría de los fabricantes incluso en los segmentos bajos. Entre estos equipamientos destaca el de ayuda al aparcamiento, ya presente en el 26% de los vehículos, e incluso el 4% ya no precisa de la acción de la persona para el estacionamiento. El resto de ayudas se ocupan más de la conducción pura, con las que evitan problemas con el ángulo muerto del retrovisor a la cabeza (19%), seguidas por las que mantienen la distancia de seguridad (16%), las que evitan los cambios de carril (11%), las que controlan la velocidad del coche en relación con el resto de usuarios de la vía (10%) o las que frenan de emergencia (8%). Las que evitan infracciones de tráfico suman ya el 6%.

B. Cuota de integración de los equipamientos de ayuda a la conducción por tipología de vehículo

Gráfico IV.8: Integración de equipos de ayuda a la conducción por tipología de vehículo

Gráfico IV.8: Integración de equipos de ayuda a la conducción por tipología de vehículo

Los turismos son los vehículos que en mayor medida integran los principales elementos que potencian la seguridad, con los sensores de aparcamiento como el elemento estrella, al estar presente en el 43,3% de los mismos, en comparación con el 12% de los comerciales. El control de velocidad de crucero adaptado a la conducción es el siguiente elemento más requerido (26,5%), seguido del mantenimiento de carril (20,5%), la mitigación de impactos (18,3%) y el frenado autónomo de emergencia (16,4%). La advertencia del ángulo muerto en el retrovisor es la opción más demandada por los comerciales (14%).

C. Cuota de integración en el vehículo de los equipamientos de ayuda a la conducción en función del método de financiación

Gráfico IV.9: Integración de equipos de ayuda a la conducción por método de financiación

Gráfico IV.9: Integración de equipos de ayuda a la conducción por método de financiación

Los vehículos financiados vía renting superan al resto de modalidades en la adopción de opciones de ayuda a la conducción. El sistema de ayuda al aparcamiento, utilizado por el 41,7% de estas unidades, es la funcionalidad más requerida, seguida de la advertencia de ángulo muerto (28,2%) y la velocidad de crucero adaptativa (21,8%). Los coches de leasing también optan mayoritariamente por las ayudas al estacionamiento (29,2%), el control de crucero (21,2%) y la advertencia del ángulo muerto del retrovisor (21,1%). Un año más, los coches de compra directa son lo que cuentan con menor número de opciones de ayuda a la conducción y solo superan a los de leasing en el porcentaje de uso del frenado automático de emergencia (6,8%).