II. EQUIPAMIENTOS DE AYUDA A LA CONDUCCIÓN

A. Cuota de integración en el vehículo de los equipamientos de ayuda a la conducción

Gráfico IV.5: Integración de sistemas de ayuda a la conducción en el vehículo

La integración de elementos en el vehículo que permiten una conducción más fluida y segura cada vez está más presente y es más requerida por los usuarios. Entre estos equipamientos se impone el sistema de ayuda al aparcamiento, presente en el 26,2% de los coches, mientras que el 6% ya permite que el conductor no maniobre para estacionar. El resto de las funcionalidades, están relacionadas con el manejo del vehículo en ruta. Las que ayudan con el ángulo muerto del retrovisor son la más utilizadas (21,6%), seguidas por las que adaptan el control de la velocidad de crucero (14,1%), las que evitan el abandono del carril (13,3%), facilitan el frenado de emergencia (9,7%) o mitigan los impactos (8,7%). Los sistemas que reconocen las señales de tráfico suman ya el 7,2%.

B. Cuota de integración de los equipamientos de ayuda a la conducción por tipología de vehículo

Gráfico IV.6: Integración de equipos de ayuda a la conducción por tipología de vehículo

Los turismos son los vehículos que en mayor medida integran los principales elementos que potencian la seguridad. Los sensores de aparcamiento se configuran como el dispositivo estrella, al estar presentes en el 44,2% de los mismos, en comparación con el 13,2% de los comerciales. El aviso de ángulos muertos en el retrovisor es la opción más requerida por los comerciales, ya que el 18,4% la integra, frente al 26,1% de los turismos. El control de velocidad de crucero adaptado a la conducción es el siguiente elemento más requerido (23,5%), seguido del mantenimiento de carril (20,4%), el frenado autónomo de emergencia (16,7%) y la mitigación de impactos (16,3%).

C. Cuota de integración en el vehículo de los equipamientos de ayuda a la conducción en función del método de financiación

Gráfico IV.7: Integración de equipos de ayuda a la conducción por método de financiación

Los vehículos financiados vía renting o leasing superan a los de compra directa en la adopción de todos los elementos disponibles para facilitar la conducción. El sistema de ayuda al aparcamiento, utilizado por el 39,3%, y el de mitigación de impactos (14,2%) son las funcionalidades más requeridas por los coches de renting, mientras que la advertencia de ángulo muerto (33%), la velocidad de crucero adaptativa (26,8%) y el sistema de mantenimiento de carril (25,3%) son las más incluidas en los de leasing.