V. VEHÍCULO CONECTADO

A. Equipamiento telemático

GRÁFICO VII.25. Uso de vehículo conectado

El uso de herramientas telemáticas o soluciones de coche conectado, que permiten, por ejemplo, vigilar el consumo de combustible, monitorizar el comportamiento del conductor o conocer la localización del vehículo, crece a medida que aumenta el tamaño de la compañía. Esta posibilidad cuenta con mayor aceptación en España que en el resto de la UE. El 85% de las firmas con más de medio millar de empleados en plantilla ya utiliza estos dispositivos en sus flotas, cuatro puntos porcentuales por encima de la media europea. Las firmas de entre 100 y 499 trabajadores disponen de estos dispositivos en el 78% de los casos, y aunque el porcentaje desciende en las pymes, su implantación se ha consolidado en casi un tercio de las más pequeñas, mientras que asciende hasta el 61% entre las que emplean entre 10 y 100 trabajadores, en ambos casos por encima de la media europea.

GRÁFICO VII.26. Razones por las que utiliza vehículos conectados en la compañía

Conocer en todo momento la ubicación exacta de los vehículos y mejorar su seguridad es la principal razón por la que las flotas españolas utilizan las soluciones de coche conectado (55%), seguidas por la mejora de la operatividad (54%). Reducir los costes (35%) y evitar el uso indebido de los mismos (32%) son otros de los argumentos aducidos por las firmas, aunque aquí la preocupación es menor que en el resto de Europa, al igual que en el caso de reducir el impacto ambiental (30%) y optimizar el coche compartido (26%). Las compañías europeas superan también a sus pares europeas en la preocupación por usar herramientas para la mejora de la seguridad de los conductores (45%).