II. MIX ENERGÉTICO PREVISTO, TEST WLTP Y DEBATE ACTUAL DEL DIÉSEL

A. Evolución prevista de vehículos diésel en flotas corporativas

Gráfico VII.5. Proporción de los vehículos diésel y gasolina de la flota de vehículos particulares en los próximos 3 años

La previsión de los gestores de flotas es que el uso del diésel continúe decreciendo en el próximo trienio, por lo que el uso de este combustible alcanzará poco más de la mitad de la flota, en parámetros muy similares al del resto de la Unión Europea. La tendencia a prescindir de este tipo de motorización se acentúa a medida que crece el tamaño de la flota.

B. Comportamiento de adquisición en caso de niveles equivalentes de emisiones Diésel / Gasolina

Gráfico VII.6: Actuación de las empresas en el caso de que los fabricantes produjesen vehículos diésel con niveles equivalentes de emisiones como los coches de gasolina en términos de NOx y partículas finas

El 51% de las empresas seguirían reduciendo la presencia de vehículos diésel en sus flotas aún en caso de que los nuevos motores de este combustible garantizaran la misma emisión de partículas NOx que los de gasolina. En este caso, aprovecharían la oportunidad de incorporar vehículos con energías alternativas (híbridos o eléctricos) en sus flotas para reemplazar las unidades diésel más antiguas. No llegan a un tercio las firmas que mantendrían su fidelidad a este carburante en estos supuestos.

Una vez más, a mayor tamaño de la flota, menor dependencia del diésel.

C. Desarrollo potencial de la electrificación en la flota

Gráfico VII.7: Proporción de empresas que ya tienen o están considerando implementar en los próximos 3 años nuevas energías o tecnologías en su flota

La diversidad del mix energético en las flotas corporativas mantiene su escalada y, según prevén las empresas, todavía lo será más en los próximos tres años.

La opción que más convence a las firmas españolas es la del vehículo híbrido, que alcanzará el 53% de la flota en el próximo trienio, ocho puntos porcentuales más que la media de la UE, mientras que los híbridos enchufables sumarán el 43% del parque, idéntico porcentaje que el resto del continente. Las soluciones eléctricas se situarán en el 41%.

El tamaño de la compañía influye en la decisión de sus gestores de utilizar estas nuevas alternativas. A mayor cantidad de vehículos, mayor utilización de las nuevas soluciones y siempre en parámetros similares al resto de los socios europeos.

D. Impacto de la introducción del protocolo WLTP

Gráfico VII.8: Acciones a considerar para adaptarse al protocolo WLTP

Cambiar la combinación energética en la política del automóvil para no superar los límites de CO2 es la opción elegida por un tercio de las firmas españolas para adaptarse al protocolo que mide el consumo y las emisiones (WLTP), dos puntos porcentuales por encima del resto de países de la UE.

Esta opción es elegida por el 39% de las grandes compañías, mientras que el 30% de las mismas optan por aumentar el presupuesto del coste total de propiedad (TCO, por sus siglas en inglés).

Las acciones acometidas por las firmas nacionales son similares a las del resto de sus pares europeos, aunque este cambio en la configuración de la política se acrecienta en las firmas con menos de cien trabajadores.

E. Proporción de empresas tomando medidas para reducir las emisiones de sus flotas

Gráfico VII.9: Proporción de empresas que toman medidas para la reducción de las emisiones de su flota

El 43% de las firmas españolas ya han tomado medidas para reducir las emisiones de sus flotas. Las más implicadas son las grandes corporaciones, ya que un 61% de las mismas ha implementado actuaciones en este sentido, por más del 40% de las que cuentan entre 10 y 500 empleados y el 36% de las pymes.

Gráfico VII.10: Proporción de empresas que tienen en cuenta la siguiente emisión de contaminantes en su política de flotas

Reducir las emisiones de CO2 es la principal medida adoptada por las flotas españolas (65%), por delante de evitar la dispersión de Nox (31%) y de partículas finas (26%).