II. MIX ENERGÉTICO PREVISTO, TEST WLTP Y DEBATE ACTUAL DEL DIÉSEL

A. Evolución prevista de vehículos diésel en flotas corporativas

Gráfico VII.5: Proporción de los vehículos diésel de la flota de vehículos particulares hoy y dentro de 5 años

En la actualidad, el 85% de los vehículos utiliza motorizaciones diésel, aunque las previsiones de los gestores es que el uso de este tipo de combustible disminuya hasta el 53% en el próximo lustro, más de 30 puntos porcentuales de caída. Esta tendencia es transversal sin importar el tamaño de la flota.

B. Comportamiento de adquisición en caso de niveles equivalentes de emisiones Diésel / Gasolina

Gráfico VII.6: Actuación de las empresas en el caso de que los fabricantes produjesen vehículos diésel con niveles equivalentes de emisiones como los coches de gasolina en términos de NOx y partículas finas

El 42% de las empresas seguirían reduciendo la presencia de vehículos diésel en sus flotas aún en caso de que los nuevos motores de este combustible garantizaran la misma emisión de partículas NOx que los de gasolina. En este caso, aprovecharían la oportunidad de incorporar vehículos con energías alternativas (híbridos o eléctricos) en sus flotas para reemplazar los vehículos diésel más antiguos.

Estos porcentajes son mucho más elevados que la media comunitaria.

C. Desarrollo potencial de la electrificación en la flota

Gráfico VII.7: Proporción de empresas que ya tienen o están considerando implementar en los próximos 3 años nuevas energías o tecnologías en su flota

El mix energético en las flotas corporativas cada vez es más diverso, y según prevén las empresas, todavía lo será más en 2021.

Así como la adopción del vehículo eléctrico puro se estanca en la misma intención que el ejercicio anterior, el potencial de desarrollo de las opciones híbridas, tanto enchufables como autorrecargables, está aumentando de manera significativa: cuando en 2015, para las empresas con más de 100 empleados, el 24% de los gestores de movilidad nos dijeron que habían incluido o pretendían incluir vehículos híbridos en sus flotas, esta tasa se duplicó en 2019 y ahora se sitúa en el 62%.

Hoy, en comparación con otros países, España alcanza un nivel similar al promedio mundial en términos de potencial de desarrollo de energías alternativas (eléctrica, totalmente eléctrica e híbrida enchufable), en el puesto 8/13.

D. Impacto de la introducción del protocolo WLTP

Gráfico VII.8: Proporción de empresas que ya se han visto o esperan ser impactadas en los próximos 3 años por el nuevo protocolo WLTP

El 13% de las empresas consultadas confiesan haber sufrido ya el impacto en sus políticas de flotas de la introducción del nuevo protocolo WLTP para la medición de consumos y emisiones, un 33% si hablamos de grandes compañías.

Este porcentaje crece hasta el 44% si les preguntamos por la previsión hasta 2021 o un 68% repitiendo el mismo ejercicio para las más grandes.

Gráfico VII.9: Proporción de empresas que esperan ajustar el nivel de los vehículos para compensar el impacto de WLTP

Para compensar este efecto, las medidas a implementar más tenidas en cuenta han sido sustituir marcas y modelos de vehículos por otros con menos emisiones y elegir combustibles alternativos. Estas acciones empatan a un 13% entre las empresas con 500 empleados o más.

Gráfico VII.10: Compensaciones esperadas por las compañías debido a la introducción del protocolo WLTP

Entre las firmas españolas que se plantean la posibilidad de ajustar el nivel del coche debido a la implementación del protocolo WLTP, el 8% de las pymes (5% para las más pequeñas y 11% para las que tienen entre 10 y 99 empleados) y el 11% de las de mayor tamaño (8% para las que disponen entre 100 y 499 empleados y 13% para las que tienen más de 500) valoran elegir modelos con un bajo nivel de emisiones, mientras que optar por energías renovables sigue un comportamiento similar. El 84% del total de empresas sigue desorientada al respecto, sin tener medidas planificadas.

E. Proporción de empresas tomando medidas para reducir las emisiones de sus flotas

Gráfico VII.11: Proporción de empresas que toman medidas para la reducción de las emisiones de su flota

Más de la mitad (55%) de las firmas españolas ya han tomado medidas para reducir las emisiones de sus flotas, cinco puntos porcentuales por encima de la media comunitaria. A medida que crece el tamaño de la firma se amplía el porcentaje de las que optan por esta opción de compromiso social.

Gráfico VII.12: Proporción de empresas que tienen en cuenta la siguiente emisión de contaminantes en su política de flotas

Reducir las emisiones de CO2 es la principal medida adoptada por las flotas españolas (42%), por delante de evitar la dispersión de Nox (17%) y de partículas finas (12%).